Ester y Miguel

esther_miguel
Mis abuelos, Ester y Miguel

Ester y Miguel son los papis de mi mami. Tengo la suerte de haberlos conocido cuando eran bastante jóvenes y tengo muchísimas memorias sobre ellos. Momentos divertidos, situaciones cotidianas, pijamadas, juegos y más.

Recuerdo momentos antes que Lore naciera {yo tenía 5 años cuando ella nació} así que supongo que mis primeras memorias son de cuando yo tenía unos 3 años de edad.

Recuerdo la casa de Magdalena tan claramente que al cerrar los ojos puedo recorrer cada cuarto, puedo ver el color de los muebles, el televisor sin control remoto, la radio dentro de un mueble bien estilo 60s, las servilletas de tela con bordados y el enorme aparador lleno de vasos, fuentes y copas. Todo era tán interesante, tanto por ver y explorar. Recuerdo al entrar a la casa, el primer dormitorio era de mi padrino Freddy, él seimpre estaba viajando o siempre estaba fuera de casa. Me intrigaba mucho porque su cuarto era lleno de cosas interesantes. Tenía cuchillos y flechas colgados en la pared, cantimploras y accesorios de explorador. Con el tiempo entendí que el viajaba mucho y que cuando niño había sido Boy Scout. Pasando éste cuarto se abría una sala de estar con muebles de ratán, habían libros y elementos decorativos con plantas, siempre plantas porque a mi abuelita Ester le encantaban.

La sala era grande, con muebles color verde oscuro que yo siempre usaba para jugar a construir un fuerte con mi abuelito Miguel. La abuelita siempre se fastidiaba porque le desarreglábamos la sala pero el abuelito decia: – ‘Déjala Negra! – y me dejaban jugar {Ester es muy blanca de ojos y cabello marrón, de descendencia española, muy guapa y con una sonrisa hermosa, mi abuelo siempre la llamó Negra…no estoy segura el porqué… Tal vez por dar la contra}.

En una esquina había un cuarto pequeñito, creo era un esritorio. En realidad el único que recuerdo que entraba ahí era Miguel. Al lado de ésta sala estaba el comedor con una mesa de madera enorme! habían aparadores en los tres lados y todos llenos de menajes, fuentes, vasos y copas. También habían manteles bordados y servilletas de tela…creo q ese tipo de servilleta está en peligro de extinción.

De ahí se veía la cocina que estaba a desnivel y no era muy grande. Recuero que Ester me preparaba huevos pasados y tenía una forma aprticular de abrir el huevo con una cucharita. Hoy en día yo abro los huevos pasados de esa misma manera y cada vez que lo hago sin excepción pienso en Ester y cuando ella lo hacía para mi. Me recuerdo sentada en el piso jugando con bowls mientras que Ester cocinaba. Creo que tenía una cocinita antigua de metal.

Pasando la cocina estoy casi segura que había algo más…la lavandería tal vez?. Saliendo de la cocina y a la derecha había un escritorio en el corredor que años más tarde terminó siendo mi escritorio. Luego estaba el baño, super amplio con una tina grande y mucho espacio. Al final del pasillo estaba el dormitorio de mis abuelos. Era grande, la cama tenía la cebecera rosada y antigua pero me gustaba. Cuando me quedaba a dormir muchas veces terminaba durmiendo con Ester. Me encantaba. Ester tenía una cómoda llena de maquillaje y collares. Recuerdo en particular un lapiz de color azul que yo siempre quería usar y finalmente un Halloween lo usé al disfrazarme de ‘Jen and the Holograms’... yo era la de cabello azul haha ya ni sé como es que recuerdo estas cosas.

Al salir del este dormitorio y a la derecha estaba el dormitorio de mis tías Lula y Nancy que aún eran solteras. Recuerdo que siempre me abrazaban y realmente no me gustaba mucho, de niña no me gustaba que me abrazaran demasiado o muy efusivamente.

En ese dormmitorio sólo recuerdo las camas rosadas y el tocador, era un cuarto grande también, muy espacioso {tal vez no era muy grande pero mi yo de 3 años piensa que lo era}. Finalmente en la esquina izquierda de este cuarto había una salida a un patio largo lleno de macetas {Como dije antes a Ester le encantaban las plantas y flores}. Me recuerdo observando a Ester regar sus plantas. cuidándolas, hablándoles, cuidando de ellas. En ésta area me aprece que había un cuarto de servicio en lo alto, creo que alguna vez subí ahí y me parece que bajo ese altillo había un taller o algo así.

Pasé muchas tardes en casa de mis abuelos, jugando con Miguel en el parque o en la casa. Miguel solía tomar una siesta toda tarde despues del almuerzo y yo solía esperarlo impascientemente para salir a jugar al parque, era lo mejor del día. Corríamos, saltabamos y hacíamos carreras. Miguel me llevaba de la mano y yo caminaba por los sardineles, recuerdo que mi equilibrio no era bueno así que pienso que yo era bastante pequeña.

No veo a mis abuelos hace casi dos años y los extraño, extraño las caminatas con mi abuela al mercado de Magdalena, los huevos pasados y las plantas. Extraño esperar a mi abuelo despertar para salir al parque y jugar a hacer castillos con los cojines de los muebles. A los 35 años me siento afortunada de tener tantas memorias y tantos recuerdos bonitos y que apesar de la distancia y el tiempo mis abuelos están vivos aún. A Agosto del 2017 Ester es uan pasita, duerme casi todo el día, ya no habla y pasa mucho tiempo recostada o en su silla de ruedas. La última vez que me vió aún me reconocía. Miguel es mayor que Ester por 9 años sin embargo es más fuerte, aún camina, con dificultad pero lo hace. No escucha nada pero tiene la misma risa graciosa de siempre.

Al ir creciendo uno se dá cuenta que los adultos que conocemos {nuestras familias} no son perfectos, que se equivocaron tal ves más de una vez y que tienen defectos. Tener a mis abuelos siendo adulta se siente bonito y se siente aún mejor en tener tantos recuerdos hermosos.

Screen Shot 2017-08-06 at 10.10.00 PM
Abuelito Mieguel. El día de nuestra boda 26 de Setiembre, 2015.

 

 

 

*

//

Marc: Sabes cuál es la mejor parte de este jardín?

Yo: No, cuál?

Marc: Que ya nos vamos.

//

IMG_1972
Parque del Retiro, Madrid, Junio 2017

Sincrodestino o qué?

Hace años una amiga muy querida me habló del ‘Sincrodestino’ me explicó lo que era y me pareció super interesante [Sincrodestino: …”Cada coincidencia que ocurre en nuestra vida es portadora de un mensaje sobre el potencial milagroso de cada instante”]

Era Octubre del 2009 y una de mis mejores amigas me convenció de viajar a una de mis ciudades favoritas en Perú: Cusco, era sólo por un fin de semana y a pesar de que yo no quería viajar (no me moría de ganas) acepté. Eran dos noches en un hostel y en la primera noche iríamos a una fiesta de disfraces.

Nunca olvidaré las pocas ganas que tenía de vestirme y salir. El hecho de tener que hablarle a gente extraña y hacer prequeñas conversaciones me aburrian sólo de pensarlo. Más de una vez le dije a Karen – Creo que me voy a dormir- pero ella siempre insistió en que me quedara.

DSC00937
Cusco, Perú. Octubre 2009.

Esa noche conocí a Marc {mi hoy esposo}. Al día siguiente Marc y yo nos encontramos en el area común del hostel y conversamos toda una tarde. En aquella época yo estaba planeando viajar a UK o Australia a hacer una maestría y el hecho que él es Australiano nos dió temas de conversación. Ese mismo año él viajaría a Florianópolis en Brasil en Diciembre y coincidentemente yo también. Cómo es la vida que los dos nos ibamos a hospedar nuevamente en el mismo hostel pero con algunas semanas de diferencia. Esto a su vez también nos dió temas de conversación.

Desde aquel fin de semana en Cusco, mantuvimos contacto via email, Facebook y Blackberry messenger (en aquella época) entre sesiones de Skype, llamadas y viajes finalmente me mudé a Australia en el 2012 a hacer la maestría que quería. Marc me ayudó desde el comienzo, me apoyó en todo momento como lo hace hasta el día de hoy. Si esto no es sincrodestino entonces qué es?

///

Cuando tenía 14 años a mi papi lo trasladaron por trabajo a Brasil. Fuimos todos; mi mami, mi papi y mis hermanos Lore y André. Fuí al colegio y conocí a Joanna – Ella junto con Alé y Adri fueron mis mejores amigas durante el tiempo que vivimos en Brasil y fue una época muy especial en mi vida.

Luego de algunos años viajamos nuevamente a Lima y las chicas y yo mantuvimos contacto por carta escritas a mano, antes de Facebook, antes de Facetime o MSN messenger haha. Les hablo del año 99! Nuestra amistad de mantuvo hasta cuando volví a ver a Joanna en el 2010. Nos encontramos en Madrid para ver a Alé que en aquella época ya se había mudado a Bélgica. Luego la volví a ver el 2014 y ésta vez fui con Marc a visitar a Joanna en Brasil {Ese mismo año Marc y yo nos comprometimos}. La amistad se mantuvo y hoy en el 2017 Joanna, su esposo y su hija viven a dos calles de nuestro depa en Sydney Australia! Si esto no es sincrodestino entonces qué es?

IMG_1429
Mi querida amiga Joanna y yo. Sydney, Australia 2017

Pienso que tenía que ir a esa fiesta de disfaces, que Karen tenía que insistir a viajar y a que me quede en aquella fiesta. Gracias a ella conocí a la persona que amo más que nadie.

Pienso que a los 14 años conocí a Joanna por una razón, porque un día en en 2017 yo iba a esperarla de brazos abiertos aquí. Porque la tenía que ayudar, porque le tenía que presentar a los amigos que yo yá tengo aqui y porque así es como debía ser.

La vida esta llena de pequeños momentos que sin pensarlo están interconectados, que tal vez hoy uno no se dá cuenta de esas conecciones pero que un día todo hará sentido.

*

 

//

YO: Mostrándole un vestido a Marc – te gusta este vestido para mi? (vestido de look romántico y con motivos de flores y ruffles)

MARC: Mirando el vestido sin interés alguno: Pues si quieres ser una mariposa?

//

 

Hoy

Sydney, Australia 2012

Cuando tenía unos 10 años fue la primera vez me parece que escuché mencionar a mi papá que casi nos mudamos a Australia cuando yo tenía 2 años de edad. Al parecer mi papi estaba buscando trabajo y surgió la idea de imigrar a Australia e incluso empezaron los trámites pero cuando el consulado en Santiago de Chile le pidió que mandara $200 le dio “cosa” mandar la plata por correo (hablamos de comienzos de los 80’s) así que ahí quedo la idea de mudarse al otro lado del mundo.

Mi papi siempre lo comentaba…bueno, no simpre pero a veces. Decía cómo la vida sería diferente o sólo pensando en qué hubiera pasado si la historia hubiera sido otra. En aquella época él consigió un super buen trabajo así que los planes de mudarse quedaron en nada. Siempre pienso que tal vez por eso siempre me atrajo el nombre de ‘Australia’. Nunca supe mucho del país-continente salvo por lo que se veía en la tele en Sudamérica o que habían muchos tiburones por alla.

Cuado tenía cerca de 18 años mi enamorado en aquella época quería viajar a Australia a buscar una vida mejor. Esto nunca se dío, luego la relación se terminó y bueno nada pasó.

Años después, con otro enamorado..creo que yo tenía como 22-23 años también lo pensamos pero ese chico con el que estaba terminó siendo un poco …cómo decirlo…obsesivo-posesivo-celoso-pero buena onda y cariñoso… así que la relación no llegó a nada…la idea de Australia una vez más quedó en nada.

Recuerdo que cuando iba a la universidad en ‘combi’ siempre pasaba por un centro comercial que tenía un letrero super grande que leia AUSTRALIA, yo lo leía todos los días, siempre pensando que iría por curiosidad a averiguar, sólo a preguntar qué ofrecían…nunca lo hice. Terminé la universidad a los 23 años, empecé a trabajar y bueno la vida continuó.

No fue hasta que tenía como 28 años que finalemente decidí hacer una maestría en un país de habla inglesa. Yo quería ir a Londres! En el 2010 fui con una amiga a hacer un curso de verano y me encantó la ciudad, al mismo tiempo pensé en Australia, pensé que tal vez ésta era la oportunidad y empecé a investigar, investigué sobre Australia, Inglaterra y Holanda. No sabía dónde ir pero sabía que quería ir a algún lugar diferente, experimentar otra cultura, ver qué pasaría con mi vida. Era soltera y libre así que para mi era el momento perfecto. Mi papi siempre me decía que viaje, que mejore mi inglés, que explore y eso nunca dejó mi mente.

Fue en Junio del 2012 que finalmente llegué a Sydney, Australia. Dejé la comodidad de mi ciudad natal, un buen trabajo, muchísimos amigos y amigas para ser estudiante nuevamente a los 30 años de edad y empezar de cero y ver si realmente quería vivir fuera de mi país.

Hace 5 años que vivo en Sydney, también he vivido en Perth, WA pero fue sólo por 1 año. Al principio fue duro, todo era tan diferente, yo solía estar muy triste pero nunca se lo dije a nadie. Yo siempre me mostraba como que todo estaba bien y todo era nuevo y una experiencia enriquecerdora. Yo sabiá que todo iba a mejorar pero igualmente no fue fácil. Hoy pienso que todo fue un aprendizaje – y muy enriquecedor pero también fue muy dificil. Pero como dicen el tiempo lo cura todo y luego de algunos meses empecé a hacer amigos, tenía un trabajo (de mesera en un café) pero en fin un trabajo que me pagaba como $15 la hora y $20-$22 los fines de semana. Aprendí mucho en mis primeros dos años de vida como imigrante. Aprendí a ser humilde, a respetar todo tipo de trabajo aunque seá lo más simple, aprendí a valorar más el dinero y a la gente que conocía, aprendí que si uno quiere algo hay que luchar, hay que seguir adelante, tener una meta y sólo seguir y seguir.

Luego de algunos años mi Visa cambió a Visa de pareja (mi esposo es Australiano, y forma parte de otra historia muy peculiar y especial) con ese visado podía trabajar tiempo completo finalmente (como estudiante uno sólo puede trabajar 20 horas semanales). En aquella época me tomó 3 meses encontrar un trabajo en mi profesión, empecé con un contrato de 3 meses y terminé quedándome en aquella empresa por 1 año.

Hoy en día en el 2017 trabajo en lo que me gusta de Lunes a Viernes, tengo muchos amigos, Australianos y Latinos. Vivo en un lugar que no es muy grande con mi esposo pero que nos encanta. No tenemos auto pero no nos hace falta (por el momento). Sydney me encanta, no me canso de admirarla y aunque no pasa un día que no piense y extrañe a mis papis, mis hermanos, familia y amigos sé que tomé una buena decisión al venir aquí. Sí, la cultura es diferente; sí, no fué nada fácil; sí, la comida es diferente y las costumbres pero como todo en la vida el tiempo me hizo adaptarme y hoy decidí contar mi historia. En realidad quiero escribir mis memorias, no olvidar cómo me sentía el día de hoy y qué hacía. Tal vez en algunos años mi vida será completamente diferente pero quiero recordar mi vida como es hoy y lo que me há traido a este momento en mi depa de un dormitorio mientras mi esposo ve tele (AFL) que hoy luego de un diá super pesado en el trabajo decidí escribir mi primer post, ‘HOY’ es un día especial.